Etiquetes

, , ,

Hoy quiero dedicar un breve post a todos aquellos malos profesores de mis queridas islas, las Baleares. En primer lugar, especificar que hago este post en castellano (contrario a lo habitual) para que no se me acuse de estar lingüísticamente politizado.

Dicho esto, el vídeo que ha inspirado este post es el sigüiente, donde Aina M. Aguiló (diputada del PP) afirmó que “2.000 professors fan política a les aules”.

Ahora bien, a todos aquellos malos profesores que os dedicáis a hacer política en las aulas os diré lo siguiente:

político, ca(según la Real Academia Española)

9. f. Actividad del ciudadano cuando interviene en los asuntos públicos con su opinión, con su voto, o de cualquier otro modo.

10. f. Cortesía y buen modo de portarse.

11. f. Arte o traza con que se conduce un asunto o se emplean los medios para alcanzar un fin determinado.

12. f. Orientaciones o directrices que rigen la actuación de una persona o entidad en un asunto o campo determinado.

Dicho esto y entendiendo que la política es aquello referente a lo público y a todo lo relacionado con los ciudadanos…¿qué es la vida si no es política?

El PP siempre ha estado en permanente campaña desprestigiando la política y todo aquello relacionado con servicios públicos. ¿Para qué? No creen en ellos. Si pudieran eliminarían la capacidad del individuo como agente activo, pensador y crítico. Veamos…eso me recuerda a cualquier cosa menos a democracia, no? Como bien se dice, no hay democracia si no hay libertad de expresión, en este caso, libertad de cátedra.

No obstante el PP se cree con la autoridad para cuestionar el modo de trabajar de unos profesionales que han sido formados y evaluados para dicha función. A nadie se le ocurriría pensar que se puede cuestionar el trabajo de un médico, un arquitecto, un ingeniero o incluso algunos empresarios y banqueros (éstos últimos los pongo más en duda…).

¿Por qué entonces ensañarse con los profesores/as por “hacer política”? No pensemos… Ellos siempre apostarán por el pensamiento único y no por la diversidad de opiniones (que mejoran la calidad democrática y del conjunto de la sociedad).

No entraré en su campaña lingüística ya que para mi es un efecto colateral (aunque no menos importante) de su modus operandi. No quieren que pensemos diferente unos de otros, y por lo tanto, a poder ser que tampoco nos expresemos diferente unos de otros.

Para acabar, entiendo su miedo al pensar que una clase impartida de forma subjetiva pueda condicionar la forma de pensar de sus alumnos. Sin embargo, todo profesor/a es un agente subjetivo y a su vez, libre. ¿O preferimos una educación con un pensamiento único como en la época franquista? Por otro lado, ¿es necesario desprestigiar la capacidad de los alumnos para adquirir su propia ideología? Cada individuo conforma sus ideales en base a sus experiencias, su entorno, amistades, inquietudes y no meramente porqué un profesor en clase le dijo que Franco molaba (perdonad la broma, aunque eso me parecería más grave).

En fin, queridos malos profesores y profesoras, pónganse las pilas porque hay algunos políticos que les hacen falta algunas clases de repaso.

Advertisements