Etiquetes

, , ,

 

Los dermatólogos advierten del aumento de adictos al sol en España. No confundir con los adictos al “sol y sombra”, de los que también hay muchos en España. Los adictos al sol son esa gente que nunca se ve lo suficientemente morena. Tú les ves como Eto’o y ellos se piensan que son Iniesta.

Con la llegada del verano aprovechan cualquier minuto para tomar el sol. La gente hace pausas en las oficinas para fumar y ellos se ponen el biquini, la toalla y ese cartón forrado de papel albal para que se les ponga morena la papada. Menos Maradona, que en la papada se pone el Guggenheim.

Los adictos al sol tienen que estar morenos todo el año. Si no pueden ir a la playa toman rayos UVA. Se ponen en esos aparatos que parecen una sandwichera. Se parecen tanto que yo he visto a gente entrando a una máquina de UVA con un tranchete entre las nalgas.

En las playas españolas es muy corriente ver a señoras mayores que se pasan el día tomando el sol. Están negras y arrugadas como el sobaco de Morgan Freeman. El problema es que a las arrugas no les toca el sol y si engordaran parecerían una cebra.

Siempre queda algún rincón del cuerpo donde no llega el sol. Por eso, la gente obsesionada con el bronceado total ha llegado a inventar el abrecantos. Un artilugio para broncear las partes que nunca han visto el sol. ¿Para qué quieres broncearte ahí? ¿No ves que si eso se quema, tu culo parecerá el ojo de Sauron?

Lo peor de broncearse es cuando te quemas la piel. Hay mucha gente que se la pela. La piel. Que con la piel que se sacan algunos se podrían hacer un bolso. “¿Es de Louis Vuitton?” “No,no, son de Luis Pacheco, mi marido”.

Antiguamente estar moreno no estaba bien visto. Los nobles eran muy blancos, incluso emblanquecían su piel para dejar claro que no trabajaban en el campo. Ahora ser blanco y no trabajar en el campo está mal visto; si no, que se lo pregunten a Kaká.

Uno de los clásicos del sol es el moreno albañil, que es ese moreno por zonas. Yo conozco a un tío al que llaman “el Mercadona”, por lo de las marcas blancas.

Para evitar este fenómeno están las playas nudistas. De esa playa no sales con marcas en el cuerpo. Como mucho eres tú el que deja marcas en la arena.

Los médicos siempre recomiendan tomar el sol con protección, que no es tomar el sol con un preservativo puesto. Mucho rato tendrías que estar tomando el sol para dejarlo embarazado. Eso solo lo ha conseguido Julio Iglesias.

Cuando hablo de protección me refiero a las cremas solares. Ojo, sin pasarse. A los niños siempre se los embadurna más de lo normal. Yo creo que las madres lo hacen para que no se pongan demasiado morenos y los acabe adoptando Angelina Jolie.

El problema de la crema es que después, con la arena, acabas rebozado como una croqueta, que si te acercas a un chiringuito te meten en la freidora.

En definitiva. Hay que tomar el sol con moderación porque tiene muchos efectos secundarios. Cuando la gente se pasa toda la vida “cara al sol”, alguien acaba quemado. Si no, que se lo pregunten a Garzón.

Emitido el 3 de Junio de 2010 en Buenafuente. Publicado en el libro “Hablar es gratis” de este mismo.

Anuncis